Responsabilidad social corporativa: un concepto mal interpretado en la industria mexicana

El término Responsabilidad Social Corporativa nace en la década los 90 como respuesta de las organizaciones ante los diversos retos que plantea la sostenibilidad. Hoy, se ha convertido en una tendencia relevante en el nuevo orden económico mundial, que afecta la visión del negocio al ser un factor determinante para la competitividad de las organizaciones.
En México, a pesar del largo camino recorrido y de los avances alcanzados en los últimos años, todavía se está lejos de lograr una madurez en este tema, que refleje una verdadera solidez y compromiso en las prácticas implementadas.

Por básico que resulte, uno de los retos que existen es la falta de entendimiento del concepto de la responsabilidad social. A esto se suma una cultura mexicana paternalista, la cual se refleja en prácticas y programas de responsabilidad social filantrópicos, en lugar de planes estratégicos. Por otro lado, el paradigma de que su implementación es sumamente costosa.

Para motivos de este artículo, profundizaré específicamente en el primer punto: el concepto.

La responsabilidad social debe ser entendida como un sistema de gestión que considera los impactos derivados de la operación del negocio y busca contribuir de manera responsable y sostenible con sus grupos de interés generando un verdadero valor económico social y ambiental. Es decir, que debe incorporarse como parte de las operaciones cotidianas de la organización.

Es necesario comprender que las organizaciones no son responsables de solucionar los problemas sociales y ambientales del mundo. Sin embargo, sí son responsables del impacto que pueden generar sus propias operaciones de negocio dentro de la comunidad, así como aquellas problemáticas que puedan ser prioritarias en su análisis de riesgos.

Por esto mismo, es necesario remarcar que la responsabilidad social invita a hacer un énfasis en el componente ético de la misma, que puede ser traducido como un comportamiento basado en prácticas justas, que buscan la legitimidad ante la sociedad.

Por último, es necesario difundir que la responsabilidad social, mas allá de implicar una seria de esfuerzos asistenciales, filantrópicos, o de mercadotecnia representa una forma intrínseca de hacer negocios que llevan al buen funcionamiento de la organización, mientras se impulsa el desarrollo de una sociedad.

2019-06-23T02:52:57+00:00